Ford Bronco Sport

Desde que Ford confirmó que volvería a producir el Bronco, las expectativas del público fueron muy altas. Y no es para menos, tratándose de la reedición del exitoso todoterreno nacido en la década de 1960.

Conforme a los tiempos que corren y atendiendo a la demanda mundial, la marca del óvalo entendió que no bastaba sólo con la vuelta del rudo 4×4, sino que debía ampliar el espectro hacia el uso familiar.

Así es como nació el Ford Bronco Sport, una alternativa menos desenfadada del modelo que rivalizará directamente con el Jeep Wrangler, cuyo diferencial radica en que todas sus versiones disponen de tracción integral.

En nuestra región, el Bronco Sport tiene como principal objetivo destronar al líder del segmento, el Jeep Compass fabricado en Brasil que pronto presentará una importante renovación visual y mecánica.

Bronco Sport 1.5 EcoBoost Big Bend AT8 4WD: 47.400 dólares

Bronco Sport 2.0 EcoBoost Wildtrak AT8 4WD: 56.350 dólares

Plataforma

El nuevo SUV del óvalo toma la plataforma del Kuga, modelo con el cual comparte prácticamente las mismas dimensiones: mide 4,38 metros de largo, 1,88 m de ancho, 1,75 m de alto, y ofrece una distancia entre ejes de 2,67 metros.

La versión de entrada de gama calza llantas de 18 pulgadas con neumáticos de uso mixto, mientras que la más extrema utiliza un rodado 17 con cauchos “All Terrain” orientados al uso off-road.

Todas las versiones del Ford Bronco Sport tienen suspensión trasera independiente multilink y frenos a discos en las cuatro ruedas.

Cabe destacar que el Wildtrak ofrece mayor despeje del suelo que el Big Bend (22,3 cm frente a 19,9 cm), y en consecuencia mejores ángulos para el off-road: 30º de ataque, 33º de salida y 20º el ventral, mientras que la capacidad de vadeo es de uno 60 centímetros.

Motor y cajas

Inicialmente, la oferta del Ford Bronco Sport en la Argentina está compuesta por dos versiones: Big Bend y Wildtrak. La primera monta un inédito motor de tres cilindros 1.5 turbo-naftero de 175 CV y 258 Nm, mientras que la segunda equipa un 2.0 también turbo-naftero (de cuatro cilindros) que desarrolla 240 caballos de potencia y entrega 373 Nm de par máxima.

Ambos propulsores se combinan con una transmisión automática de ocho velocidades con convertidor de torque, siendo la variante Wildtrak la única en ofrecer levas en el volante.

El sistema de tracción 4×4 de este modelo es conocido como G.O.A.T. (Goes Over Any Terrain, por sus siglas en inglés), que incluye hasta cinco modos de manejo para la version Bid Bend (Normal, Eco, Deportivo, Lodo y Resbaladizo) y agrega dos más para la Wildtrak (Arena y Rocas). Esta última, además, dispone de bloqueo de diferencial trasero.

Diseño

Es un modelo que difícilmente pase desapercibido, dado el enorme porte y formato cúbico de su carrocería.

Esa llamativa arquitectura, con una generosa superficie vidriada, combina rasgos del modelo original de 1966 sin descuidar la cuota de modernidad. Tal es así que la parrilla frontal luce una enorme inscripción con la palabra Bronco, flanqueada por grandes ópticas con tecnología full led.

Una característica distintiva del Bronco Sport es también la pronunciada curvatura del techo, que indefectiblemente remiten a la silueta del emblemático Land Rover Discovery.

Otro guiño del diseño del Bronco Sport es el sistema de apertura del portón trasero, que permite abrir la luneta de manera independiente, además de un curioso abridor de botellas ubicado sobre uno de los parantes del baúl y la tapa interna del mismo (de plástico rígido) que puede plegarse y convertirse en una mesa de trabajo o camping.

Interior y equipamiento

Puertas adentro es un modelo atractivo y la calidad general percibida es adecuada: el panel de a bordo combina materiales blandos con plásticos robustos de buena manufactura. El tapizado de la versión Big Bend es de tela, mientras que el de la Wildtrak es de cuero bitono.

La habitabilidad es adecuada y se destaca el espacio hacia el techo en la parte trasera. En este sector los pasajeros disponen de difusores de ventilación y dos tomas USB (uno de ellos del tipo C), y en la variante tope de gama se suma un toma de 220 V.

El baúl del Bronco Sport es muy amplio. Son 638 litros en Big Bend y 566 litros en Wildtrak, diferencia que radica en el auxilio de cada versión: temporal en el primero y homogénea en el segundo, con llanta de chapa.

En materia de confort, ofrece de serie dirección eléctrica, cámara de marcha atrás con sensores de estacionamiento traseros, cargador inalámbrico para teléfonos celulares, tablro de instrumentos digital, pantalla táctil de 8 pulgadas, sistema multimedia SYNC 3 compatible con los sistemas Android Auto y Apple Car Play (este el único de ambos que ofrece conexión inalámbrica) y climatizador digital, entre lo más destacado.

Wildtrak agrega un tablero de instrumento con pantalla digital más grande (6,5 pulgadas en vez de 4,2”) y con mejores gráficos, techo solar en plazas delanteras, piso de goma, portaobjeto debajo del asiento trasero derecho, butacas delanteras calefactables (la del conducto con comandos eléctricos) y un sistema de sonido premium de la marca «Bang & Olufsen» con 10 parlantes, entre lo más destacado.

La dotación de seguridad del Bronco está a la vanguardia del segmento con nueve airbags, control de tracción y estabilidad, ABS con distribución electrónica de frenado, detector de fatiga, asistente de pre-colisión con frenado automático de emergencia, detección de peatones, sistema de información de punto ciego y de mantenimiento de carril y sistema de monitoreo de presión de neumáticos.

La opción Wildtrak se destaca por agregar varios ADAS (asistencias a la conducción) que forman parte del sistema Ford Co-Pilot 360: asistente de dirección evasiva, el control de velocidad crucero adaptativo con sistema Stop & Go y centrado de carril, el asistente de pre-colisión con frenado automático de emergencia y detección de peatones, la cámara frontal y trasera con visión 180° y el sistema de reconocimiento de señales de velocidad.

Dinámica y seguridad

Independientemente de la versión, estamos en presencia de un vehículo muy agradable de manejar por su confort de marcha excepcional. En ello juega un papel preponderante su mullido esquema de suspensiones y el generoso despeje del suelo.

Pese a tener un elevado centro de gravedad, la rigidez de su chasis ofrece mucha firmeza en altas velocidades y ante el menor atino a perder la línea, enseguida entra en acción el ESP para corregir la trayectoria.

Quienes tengan la ambición de esparce del asfalto encontrarán en el Bronco Sport un verdadero aliado, ya que se trata de uno de los pocos auténticos 4×4 del segmento.

El sistema de tracción integral de acople automático y bloqueo de 4×4 denominado G.O.A.T permite seleccionar cinco modos de conducción en la versión Big Bend (Normal, Eco, Deportivo, Resbaladizo y Arena) y agrega dos opciones en la Wildtrak (Lodo y Rocas), que básicamente modifican el desempeño del motor, transmisión, frenos y dirección en función de la superficie.

La variante tope de gama dispone, además, bloqueo de diferencial trasero. Se trata de un recurso que no ofrece ningún otro modelo en este segmento (incluso algunas pick-ups medianas) y que resulta muy útil a la hora de escapar de situaciones complicadas o sortear pendientes muy empinadas.

Performance

Big Bend 1.5
Aceleración de 0 a 100 km/h: 10,3 segundos
Velocidad máxima: 195 km/h
Consumos (Depósito de 60 litros).
Consumo urbano: 12 l/100km
Consumo en ruta 130 km/h: 8,5 l/100km
Frenada de 100 km/h a 0: 44,1 metros (Normal)

Wildtrak 2.0
Aceleración de 0 a 100 km/h: 7 segundos
Velocidad máxima: 205 km/h
Consumos (Depósito de 60 litros).
Consumo urbano: 14 l/100km
Consumo en ruta 130 km/h: 9,3 l/100km
Frenada de 100 km/h a 0: 48 metros (Normal)

Deja un comentario